Introducción al trabajo con hombres que ejercen abuso (agosto)

Estado actual
No inscrito
Precio
USD$115,00

CLP: 80.000

USD: 115

Comenzar

Selecciona moneda

Apuntarme

El pago puede ser en dólares (vía PayPal) o pesos chilenos (vía TransBank). Elige la opción que más te acomode al principio de esta página. Si quieres pagar en pesos argentinos escríbenos a [email protected]

  • Encuentros vía Zoom: agosto 26, septiembre 02 y 09.
  • Horarios y más información al final de esta página.

Introducción 

El trabajo con hombres que ejercen abuso ha sido un ámbito fuertemente criticado y rechazado por diversos movimientos sociales de las luchas políticas —en particular devenidas de muchos feminismos— y con razón, pues la psiquiatría y la psicología (instituciones muy influyentes en las interpretaciones que se le dan a este fenómeno a nivel profesional y popular, principales gestoras del “sentido común” y, además, con acceso directo a este tipo de trabajo) tienen una larga historia de complicidad con la producción y reproducción de prácticas y comprensiones de la vida asociadas a lo colonial, patriarcal, capitalista y neoliberal. Formas de vida y relación que están a la base del ejercicio abusivo al servicio del cuidado y preservación de los privilegios de algunos pocos (por lo tanto a costa de muchxs otrxs). Por lo tanto, el trabajo en “psicoterapia” y otros contextos “clínicos” más que contribuir con subvertir las operaciones del poder moderno, han promovido las formas abusivas de ser, ya sea mediante la patologización, el castigo, la marginación, la “educación” y otras tecnologías abusivas aplicadas al cuerpo/mente de los hombres. Si quienes ocupamos posiciones de privilegio o ventaja, —como la psicoterapia o la clínica, por ejemplo— no somos responsables con estos lugares en nuestras relaciones, las formas abusivas de ser no se terminarán.

Es por todo esto (y varias cosas más), que el trabajo con hombres que ejercen abuso se vuelve crítico en la lucha en contra de la cultura patriarcal que promueve la misoginia y el sentido de propiedad de unos cuerpos por otros o el valor de unos cuerpos en desmedro de otros. Este trabajo se vuelve crítico en la toma de responsabilidad y rendición de cuentas en el uso subversivo (si se puede) de estas plataformas de poder colonial de la “clínica” y la “psicoterapia”. Por eso en rigor, este curso no es clínico ni psicoterapéutico, sino más bien de conversaciones subversivas desde las plataformas de poder que podamos utilizar.

Quienes han inspirado este trabajo son gente de la que he aprendido mucho, entre ellxs Rob Hall, Michael White, Vikki Reynolds, Alan Jenkins, Carolyn Markey, Chris Dolman, entre otrxs. Algunos de mis grandes maestros han sido hombres con quienes he trabajado, quienes me han mostrado que este trabajo, aunque muy complejo, sí es posible y que devenir ético no es solo una bonita frase. Pero sobre todo he aprendido de este trabajo con hombres en mis conversaciones con mujeres que han vivido los efectos del abuso, de ellas he aprendido las tecnologías de poder, las tácticas, los discursos y los nefastos efectos del abuso en sus vidas. En el trabajo con mujeres también he podido mirar mis propias prácticas patriarcales. Estas conversaciones me han posibilitado tomar nuevas direcciones en las éticas que dan forma a mi acción y aún falta mucho camino, uno continuo e inacabable.

¿De quién es la idea de que los hombres tenemos derecho sobre la cuerpa de las mujeres, les niñes y otros hombres (menos “hombres”)?

Ningún hombre inventó las formas de abuso que ejerce, ni nadie en la sociedad está por fuera de estas prácticas. Estamos todes, en alguna medida, involucrades e incluso comprometides con prácticas de abuso, avasallamiento, sojuzgación, control, coacción, etc. Por esto, desde las prácticas narrativas nos interesa lo que Alan Jenkins describió como un viaje en paralelo hacia un devenir ético, y siempre hay grietas éticas desde las cuales enriquecer relatos subversivos de disidencia, puntos de encuentro en nuestras conversaciones y disidencias invisibles que iluminar.

Este curso

… pretende ser una introducción a este trabajo crítico y complejo, a revisar las bases de lo que puede posibilitar la toma de responsabilidad y la rendición de cuentas; y las habilidades terapéuticas que podemos desarrollar para las conversaciones con estos hombres.

No es una aproximación psicológica, ni clínica, es una aproximación crítica, política e imperfecta para involucrarnos con este trabajo.

Se presentarán las bases éticas y políticas y una serie de preguntas que son testimonio del desafío permanente que presentan estas conversaciones. Tendrá un carácter colaborativo para la construcción de conocimiento, el cual será el resultado del encuentro colectivo. Haremos este viaje juntxs, responderemos a muchas preguntas (también en colaboración) además de cosechar nuevas preguntas que nos inviten a reflexionar en nuestro trabajo de maneras refrescantes y posibilitadoras.

Se incluirán recursos audiovisuales y ejercicios prácticos para que cada participante desarrolle mayor agencia a la hora de encontrarse viajando paralelamente en un devenir ético.

Módulos de estudio (por semana):

  1. Algunos conceptos a la base. Urgencia política y posibilidades de disentir: ¿por qué es importante hacer este trabajo y desde dónde nos situamos? ¿Qué es una grieta ética (o disidencia de lo patriarcal), y cómo podemos enriquecer los “relatos éticos” para que se vuelvan territorios de identidad y acción?
  2. Metiéndonos en la práctica. Reposicionamiento y viaje paralelo: ¿Qué habilidades podemos desarrollar para responder a las tecnologías de poder en nuestros propios cuerpos? ¿Cómo podemos desarrollar habilidades de resonancia par este trabajo? ¿Cómo hacer invitaciones irresistibles a tomar responsabilidad y rendir cuentas?
  3. Cierre y nuevas posibilidades: nuevos aprendizajes, nuevas posibilidades + nuevas preguntas y desafíos.

Estructura del curso

Dirigido a…

Personas que trabajan (o les interesa el trabajo) con hombres que ejercen abuso. Puede participar cualquier persona interesada en el trabajo respetuoso con hombres que ejercen abuso. El único requisito es tener familiaridad con las bases de las prácticas narrativas. (No habrá proceso de postulación, ni selección, por lo que es responsabilidad de cada estudiante poseer los conocimientos necesarios. No habrá instancia de nivelación).

El curso dura dos semanas y contempla tres encuentros… 

  • Encuentros vía Zoom: agosto 26, septiembre 02 y 09.
  • Hora de los encuentros: de 18:00 a 20:30 horas cada encuentro (hora chilena: verifica tu diferencia local aquí).
  • Es importante estar presente en los encuentros, pues la dinámica es de taller.
  • Se proveerá de recursos audiovisuales y de lectura crítica para cada semana en la plataforma virtual de Pranas.
  • Mínimo 8, máximo 25 participantes.
  • Certifican Pranas Chile y Disidencias Narrativas (ficciones masculinas)
  • Facilita Ítalo Latorre-Gentoso, CoFundador de Pranas Chile.
  • Valores y formas de pago, al inicio de esta página.

Al pagar quedarás automáticamente matriculado en el curso. Solo vuelve a este mismo sitio una vez que pagues y accederás a los contenidos.

0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios